SU VIDA:

Roger Federer nació un 8 de agosto de 1981 en la localidad suiza de Basilea. Es sin duda el mejor jugador de la ATP y su carrera profesional está plagada de victorias.

Comenzó a jugar al tenis a los ocho años y perfeccionó su técnica en las pistas tratando de emular a su dos grandes ídolos en las pistas de juego, el alemán Boris Becker y el estadounidense, Pete Sampras.

No obstante, a juzgar por su juventud y por los grandes títulos que ya ha conseguido su leyenda dentro del circuito podría dejar atrás a los grandes jugadores en los que se ha inspirado. En su tiempo libre, Federer disfruta mucho de la playa y practicando tenis de mesa, es además ferviente seguidor del equipo de fútbol de su cuidad natal, el F.C. Basel.

Habla, además de su idioma natal, alemán e inglés y dedica parte de sus esfuerzos a ayudar a Naciones Unidas en múltiples programas culturales y deportivos.

Su entrenador es Pierre Paganini y nunca viaja sin su fisioterapeuta Pavel Novak.

La sólida trayectoria de Federer en el circuito internacional de tenis se debe a una combinación de factores en su juego, que le hacen ser prácticamente perfecto sobre la pista y no conceder demasiados errores al rival.

Destaca su potente servicio, su golpeo de derecha, uno de los mejores revés y una volea certera. Armas más que suficientes para desenvolverse bien ante cualquier rival, pero a ello hay que añadirle que se trata de un jugador mentalmente fuerte que, en situaciones complicadas, es capaz de apelar al orgullo y a su carácter de ganador si su depurada técnica con la raqueta no es suficiente.

Federer ha ganado en todas las superficies por lo que no se puede decir que su juego sea mejor en unas o en otras, muestra una regularidad pasmosa y es competitivo en cualquier pista de juego.